Está usted en:
  1. Inicio
  2. Servicios Colegiales >
  3. Asesoría Jurídica

Asesoría Jurídica

CASOS PRÁCTICOS II:
¿QUÉ HACER CUANDO LA EMPRESA MODIFICA MIS CONDICIONES DE TRABAJO?


      Existe una práctica extendida entre las empresas que, en mi opinión, resulta abusiva y que perjudica claramente los intereses de los Agentes Comerciales. Muchos colegiados “dejan pasar” determinados cambios repentinos que les imponen las empresas a lo largo del tiempo y que se ven obligados a asumir por no “molestar” a su representada con la que llevan muchos años. Por supuesto la empresa no consulta con el Agente estas modificaciones ni las somete a su consideración, sino que, unilateralmente, las impone sin más.
      Estos cambios afectan a veces a cuestiones esenciales. Por ejemplo, dicen los Agentes: “...me han bajado la comisión del 5% al 3%...”, “... antes representaba a la empresa en tres provincias, y ahora sólo en Jaén...”... “... me han quitado la comisión por las ventas a las grandes superficies y continuo con los minoristas...”, etc.... Como puede comprobarse la mayoría de estas modificaciones unilaterales afectan a la cartera de clientes o a los ingresos económicos del Agente que se ven claramente minorados, mientras que la empresa reduce gastos ahorrándose comisiones y por tanto incrementa sus beneficios. Pero la auténtica importancia de esta cuestión se revela al momento de la extinción contractual. En ese instante los colegiados comentan con la Asesoría aquellas modificaciones que consintieron tácitamente por no “molestar” al empresario. Pero probablemente ya sea tarde.
      Aquellos cambios unilaterales de la empresa han provocado una reducción de la cartera de clientes del Agente, menos ventas de éste y descenso de sus comisiones en los últimos años, todo lo cual puede perjudicar seriamente a la indemnización que le pudiere corresponder al rescindirse su contrato. Comprendo que los Agentes Comerciales tengan su tiempo absolutamente ocupado con los viajes de trabajo, reuniones y con la atención debida a clientes y empresas. Pero igual de importante debe ser velar por estas cuestiones. Una simple carta remitida por burofax a la empresa en ese momento temporal, mostrando su disconformidad o queja con la alteración o modificación sufrida en sus condiciones de trabajo, puede ser sumamente útil cuando se produzca la rescisión contractual varios años después, porque se podrá demostrar las razones por las que se redujeron las ventas o se perdieron algunos clientes. Jamás debe uno conformarse ni someterse a las decisiones de este tipo que adopte la empresa, sin dejar constancia escrita de su queja. Y todo ello sin perjuicio de, en caso de una modificación grave, poder el Agente DENUNCIAR EL CONTRATO por causa de incumplimiento por parte de la empresa de sus obligaciones, con derecho el Agente a percibir indemnización.

Colegio Oficial de Agentes Comerciales de Jaén

  • © cgac 2012
  • Madre Soledad Torres Acosta, 10-1º G Blq C Apdo. 37 -23001- Jáen Tf/Fax:953225105